print logo

Entrevista exclusiva con David Burnett

 Street News Service lunes, 25 de julio de 2011

El premiado periodista gráfico David Burnett y su equipo “Fotógrafos por la Esperanza”, recientemente pasaron un tiempo trabajando en las calles de la ciudad de Glasgow con algunos vendedores de revistas de calle que no tienen hogar. El resultado de este taller fue la exhibición “Ojos de la Calle”, que fue presentada el jueves por la noche en la BBC Scotland. David tomó tiempo de su apretada agenda para hablar sobre la exhibición y su trabajo con los vendedores. (835 palabras) - Por Richard Flynn

Share

SNS_David Burnett1

Photo: David Burnett

SNS_David Burnett2

Photo: David Burnett

SNS_David Burnett3

Photo: David Burnett

SNS_David Burnett4

Photo: David Burnett


El premiado fotógrafo periodístico David Burnett y su equipo "Fotografías para la esperanza", han pasado el último tiempo trabajando junto a vendedores de periódicos de las calles de Glasgow. Los resultados de este taller, llamado "Ojos en la calle", serán presentados el jueves por la noche en la BBC de Escocia.

David se dio un tiempo dentro de su apretada agenda para hablar de su pronta exposición y su trabajo junto a los vendedores callejeros.

Al mirar atrás el tiempo que estuvisteis con los vendedores, ¿qué fue lo que más te sorprendió?

Uno nunca sabe cómo terminarán este tipo de experiencias, como la del taller realizado. Puedes tomar a personas que crecieron con cámaras a su alrededor, donde siempre había alguien tomando fotos, y aún así pueden perfectamente no ser capaces de trasladar eso a sus propias fotografías. Luego, tienes personas que no pasaron mucho tiempo alrededor de cámaras y fotos cuando fueron niños, pero pronto descubren que tienen una sensibilidad especial dentro suyo, naciendo el deseo de usar cámaras para fotografiar sus propias vidas.

"La fotografía es una destreza física, pero también metafísica. Puede ser increíblemente emotiva".

Si tú eres un fotógrafo periodístico, tomas fotos de la vida de todos los demás. Pero las más importantes -las divertidas, las interesantes- son sobre lo que nos rodea. Nuestras familias, los lugares que conocemos, los objetos que son importantes para nosotros. Así, en el caso de los vendedores, cuando ves a un tipo como Malky ir a lugares como un cobertizo donde él solía pasar la noche, algo muy conmovedor sucede gracias a su capacidad de ir y enfrentar tal tipo de lugares. Obviamente, no son lugares muy cómodos para él. Te das cuenta que hay mucho dolor asociado a su visita. Tendría que decir, que en una situación como ésta, literalmente se ve un crecimiento -la capacidad de enfrentarlo, tomar tu cámara y enfocarse en ello- que pensé: "esto es muy impresionante".

Al momento de unificar el contenido para la exposición, ¿cómo fueron los resultados de las sesiones fotográficas?

Podría caminar por las calles con mi cámara en este mismo momento y no sabría qué obtendría, por lo que es difícil intentar e imaginar qué podrá estar haciendo otra persona. Mas cuando revisábamos todas las fotografías, decidiendo cuáles dejaríamos para la exposición, fue difícil, ya que había un número mucho mayor de increíbles, simbólicas fotos de las que hubiésemos esperado de cualquier otro grupo que recién comenzaba. Tú nunca puedes tener demasiadas buenas fotografías, pero en este caso estábamos felices de ver un número increíble de fotos con las que debíamos trabajar.

Esas fotografías pertenecían exclusivamente a los vendedores. Es su trabajo y, más importante aún, es su visión. Cada uno de ellos hizo y transmitió algo muy personal en lo retratado, y esas son precisamente sus mejores capturas. Porque la fotografía es una destreza física, pero también metafísica. Puede ser increíblemente emotiva.

¿Crees que tu taller ha dejado una impresión duradera en los vendedores? ¿Hay alguno de ellos que quisiera continuar en esto?

Todos se apuntaron de un salto tras el llamado; es estimulante ver ese tipo de energía. Fue una experiencia muy entretenida, y espero poder configurar alguna forma de que puedan seguir tomando fotos y ser capaces de sentir orgullo por sus fotografías en algún lugar. Lamentablemente, en un mundo digital, es un requisito imprescindible el tener acceso a un ordenador y a mayor tecnología, cosas con las que ellos no cuentan. Creo que sería genial si pudiésemos crear algo que mantenga su interés en la fotografía. Sólo cosas buenas podrían salir de esto.

Una gran parte de tu proyecto "Fotógrafos para la esperanza" parece ser esta idea de usar la fotografía como un mecanismo capaz de traer consigo un cambio social positivo…

Absolutamente. La mayor parte del tiempo, los fotógrafos no suelen pasar el tiempo entre uno y otro. Estamos todos por las calles de forma individual, haciendo nuestro trabajo de forma separada. Y cuando terminas en un lugar donde todos y cada uno intenta dar de sí al mismo tiempo, pasa de ser competitivo a apoyo mutuo. Esto, para nosotros, fue una experiencia maravillosa. Conocimos un montón de gente increíble, y me sentí muy feliz de poder formar parte de ello.

¿Crees que esta exposición afectará la forma en que los escoceses ven a su población en situación de calle?

Nada de lo que hacemos cambia a millones de la noche a la mañana. Debemos ser realistas sobre esto. Lo más guay que ocurre es que una persona realmente siente el cambio, porque de esa forma comienza a afectar a otras. Hay que empezar pequeñito y dejar que vaya creciendo. Nosotros no vamos por la vida sintiendo que hemos cambiado el mundo por completo, pero los pequeños cambios afectando un número menor de personas, siempre terminan con un tremendo impacto.

Este tipo de experiencias te abre un nuevo umbral de compromiso. Humaniza a las personas. Y así como toda la tecnología de los últimos 20 años ha irrumpido, con la consecuente pérdida del contacto cara a cara, pienso que este es un paso pequeño, diminuto, hacia la búsqueda del contacto personal.

SNS logo
  • Website Design