print logo
  • Username:  
    Password:  

Perfil: El XIV Dalái Lama

 INSP 25 June 2019

En marzo de 1959, cuando las tropas chinas acabaron con un intento de levantamiento en Tíbet, Tenzin Gyatso, el XIV Dalái Lama huyó a la India. Para aquel joven en la mitad de sus veintes el futuro debió haber parecido desolador. (1017 Words) - By Danielle Batist

Share

Dalai Lama provides hope where politicians have failed 2

His Holiness the 14th Dalai Lama during his last visit to Scotland in 2006Photo: courtesy of Dalailamascotland.org

INSP_Dalai Lama

Tibetan spiritual leader the Dalai Lama greets children as he visits a school for the blind in Friedberg.Photo: REUTERS/Alex Domanski

Dalai Lama provides hope where politicians have failed 1

His Holiness the 14th Dalai Lama during his last visit to Scotland in 2006Photo: courtesy of Dalailamascotland.org

Reuters_Dalai Lama

Tibetan spiritual leader Dalai Lama (L) and South African Archbishop and Nobel Laureate Desmond Tutu walk after their visit to a Tibetan temple in the northern Indian hill town of Dharamsala February 10, 2019. Photo: REUTERS/Stringer India

Reuters_Tibetan monks vigil

Tibetan monks and activists pray during a candlelight vigil at the Liberty Square in Taipei March 10, 2019, to mark the 51st anniversary of the failed Tibetan uprising against Chinese rule. Tibet's exiled spiritual leader the Dalai Lama will appeal to the elite in the Chinese-run Himalayan region in a speech on Wednesday, inviting them to visit communities of exiled Tibetans. Photo: REUTERS/Nicky Loh


Con pocos países preparados para responder a las acciones de China, el joven Dalái Lama se enfrentó a la difícil tarea de proteger a los tibetanos y sus tradiciones. Actualmente, a pesar de cincuenta años en el exilio, los alcances del líder espiritual se han extendido más allá de su comunidad y es reconocido como una de las figuras religiosas más importantes del mundo.

Recibió el Premio Nobel de la Paz en 1989 por su permanente oposición al uso de la violencia y su lucha por la autonomía tibetana. Sin embargo, Pekín continúa viéndolo como un "separatista" a pesar de que él ha establecido repetidamente que su objetivo es la autonomía tibetana más que la independencia.

Niño líder

El XIV Dalái Lama nació el 6 de julio de 1935 en un pequeño poblado afuera de los actuales límites de Tíbet. Sus padres, quienes lo llamaron Lhamo Dhondub, eran granjeros y tenían varios hijos más.

Cuando tenía dos años un grupo de oficiales budistas lo reconocieron como la reencarnación del XIII Dalái Lama y fue entronizado antes de cumplir los cuatro. Fue educado en un monasterio donde alcanzó el grado de Geshe Lharampa, un doctorado budista en filosofía.

En 1950, cuando tenía quince años, las tropas del recientemente creado ejército comunista de Mao Tse Tung marcharon hacia Tíbet. En cuanto los soldados entraron al país, el Dalái Lama -cuyo significado es Océano de Sabiduría- asumió total poder como jefe de estado.

En mayo de 1951 China estableció un acuerdo de 17 puntos legitimando la incorporación de Tíbet a China. Cuando los tibetanos tomaron las calles en 1959 demandando el final del control chino, el ejército aplastó la revuelta y miles de insurgentes fueron asesinados.

El Dalái Lama huyó andando hasta la India y se estableció en Dharamsala al norte del país, esta ciudad es la sede actual del gobierno tibetano en el exilio. Fue seguido por alrededor de 80 mil tibetanos, la mayoría de los cuales se establecieron en la misma área.

Exilio en India

En el exilio el Dalái Lama inició su intento de preservar la cultura del pueblo tibetano y dar a conocer su situación a nivel mundial. Recurrió a la Organización de las Naciones Unidas y persuadió a la Asamblea General a adoptar resoluciones para proteger al pueblo tibetano en 1959, 1961 y 1965.

Se ha reunido con líderes políticos y religiosos de todo el mundo y visitó al finado papa Juan Pablo II en varias ocasiones. El Dalái Lama aboga por el llamado "camino intermedio" para resolver la situación de Tíbet a través de su genuina autonomía dentro de China.

En 1987, entre las protestas en Lhasa contra el traslado hacia Tíbet de una gran cantidad de personas de la etnia han, el Dalái Lama planteó un plan de cinco puntos en el que propuso el hacer de Tíbet una zona de paz.

Sin embargo, no cambió su idea de resistencia pacífica y en 1989 recibió el Premio Nobel de la Paz. El comité halagó su política de no violencia, de la cual señaló: "de lo más notable cuando se considera en relación con el sufrimiento del pueblo tibetano".

Aumento de la tensión

A pesar de los desacuerdos el Dalái Lama ha continuado buscando el diálogo con Pekín. Las pláticas entre ambas partes se rompieron en 1993 y no las hubo por cerca de una década. Se retomaron en 2002 y han continuado de manera intermitente pero sin progreso aparente.

Las tensiones entre China y el gobierno tibetano en el exilio empeoraron con el levantamiento en Tíbet en marzo de 2008, el peor en 20 años. Las protestas se exacerbaron por el aniversario del levantamiento de 1959 y generaron revueltas en las calles de Lhasa. También se reportaron protestas violentas en diversas comunidades tibetanas y regiones vecinas. China dice que al menos 18 personas fueron asesinadas por los revoltosos. Grupos tibetanos señalan que alrededor de 200 personas murieron como consecuencia de la intervención de las fuerzas de seguridad chinas.

En marzo de 2011 el Dalái Lama cedió sus responsabilidades políticas a un representante electo y proclamó que él sólo continuaría con su labor como líder espiritual del Tíbet. Esta acción fue vista como una manera de transformar al gobierno tibetano en el exilio en un cuerpo más asertivo y democrático ante la presión china.

Auto-inmolación

Lobsang Sangay fue electo primer ministro del gobierno tibetano en el exilio en el norte de la India. En abril de 2012 exhortó a los tibetanos a no celebrar el Losar, el tradicional año nuevo, y en su lugar orar por aquellos "que han sacrificado y sufrido bajo la políticas represivas del gobierno chino."

Al menos 35 tibetanos se han prendido fuego desde marzo del 2011 en protesta contra las seis décadas de control de China sobre Tíbet, de acuerdo con grupos tibetanos de derechos humanos. Al menos 27 han muerto, la mayoría monjes budistas de las provincias tibetanas de Sichuan y Gansu, aledañas a lo que China llama la Región Autónoma de Tíbet. China calificó a los auto-inmolados como "terroristas" y criminales, y ha culpado a los tibetanos exiliados y al Dalái Lama de incitarlos.

Diplomacia

Como consecuencia de que el Dalái Lama cediera su poder político el año pasado, se pensó que eso podría facilitarle viajar y verse con líderes occidentales quienes pueden a menudo mostrarse renuentes a reunirse con él debido a las preocupaciones de que ello pudiera perjudicar sus lazos diplomáticos y comerciales con China. Sin embargo, las visitas diplomáticas del Dalái Lama han continuado en los meses recientes.

Durante su visita al Reino Unido en junio, el Dalái Lama generó una disputa de carácter olímpico con China durante su visita a Leeds, ciudad que fue escogida como sede del equipo olímpico chino para este verano. La BBC reportó que China solicitó al gobierno municipal de Leeds que impidiera la visita del Dalái Lama y amenazó con no tenerla como sede de su equipo, sin embargo, las autoridades municipales precisaron que la visita era debido a una convención de negocios de carácter privado.

El último desacuerdo de bajo perfil entre China y Reino Unido se dio cuando el primer ministro David Cameron enfureció a los chinos al reunirse con el exiliado líder tibetano en Londres el mes de mayo. China le dijo a un enviado especial británico en Pekín que la reunión había "interferido seriamente" con los asuntos internos de China.

El Dalái Lama de 76 años minimiza la controversia señalando que el descontento de los reporteros de Pekín es un lugar común. "Siempre sucede. Es casi como una rutina."

(Fuentes: Reuters y BBC)

Translated by Sergio Campos Beltrán.

SNS logo
  • Website Design